bannercabecera




22.2.12

MANDALA " EL ÁRBOL DE LA VIDA"

Árbol de la Vida  - Celina Emborg 

En la antigüedad el árbol tenía una importancia vital para el ser humano.
Le proporcionaba abrigo, refugio, leña, sombra, alimento, herramientas, remedios

Sin los árboles,              
la vida habría sido muy difícil.

Debido a que las raíces se sumergen en el suelo
mientras sus ramas se elevan al cielo, 
el druida lo consideraba el símbolo de la relación tierra-cielo...
la vida en  evolución, en una ascensión permanente
y en continua regeneración.



El árbol permitía establecer una comunicación con los tres niveles del cosmos:
- el subterráneo, por sus raíces que no dejaban de hurgar en las profundidades.
- la de la superficie de la tierra, por medio de su tronco y sus ramas,
- las alturas, a través de la copa y las ramas superiores. 



Interconecta la totalidad de los elementos:
el agua que fluía en su interior,
la tierra que se integraba en al tronco por las raíces,
el aire que alimentaba las hojas
y el fuego que surgía de su fricción de la madera.

Los ramas entrelazadas simbolizaban
la continuidad de la vida y
 la interconexión de todas las cosas
incluyendo los animales, plantas, minerales 
y los elementos. 

Árbol de la vida celta.
Muchas civilizaciones antiguas han establecido su árbol central, como el eje del mundo:
el roble de los celtas; el tilo de los alemanes;
el fresno de los escandinavos;

el olivo de los árabes; el banano de los hindúes...

Hoy los árboles nos brindan la sombra en verano, el oxigeno, sus sabrosos frutos y más…incondicionalmente, sin esperar nada… 

Matías De Stefano aconseja “ser árboles”:
“practicar el amor incondicional con los demás humanos, 

con el medio que nos rodea, y estar en equilibrio con él, promoviendo la iluminación de todo lo que hay alrededor, pero sin esperar que cambie, 
simplemente ofreciendo la luz 
y poniéndola a disposición de quien la necesite, 
como los árboles.” 



Pintemos el mandala del Árbol de la Vida con el intento de honrar y agradecer a nuestros silenciosos compañeros
uniéndonos a la vida misma y su continua evolución

Namasté!
Celina Emborg

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada